Banquero

Óscar es poeta de los que le llega la inspiración trabajando.
Cumple su horario en el banco a rajatabla
y, siempre, tiene su bic y su bloc en estado de revista.