El nervio óptico

"Cuando era chica me llevaron al oculista porque veía doble. Diplopía se llamaba mi afección. Para corregirla me hacían mirar a través de un aparato donde dos siluetas del gato Silvestre flotaban separadas por un espacio en blanco. Yo debía unirlas con la fuerza de mis músculos oculares, acercarlas hasta hacerlas encajar una sobre otra." EL NERVIO ÓPTICOMaría Gainza. EDITORIAL ANAGRAMA.

Bien mirado, un libro estupendo.

Diplopía. El nervio óptico María Gainza